Estrategia Social Media

Disponer de una estrategia social media profesional y correctamente diseñado es un plus muy potente para la estrategia de marketing de cualquier empresa moderna. El fuerte desarrollo de las redes sociales son la respuesta a una demanda por parte de los usuarios de mantenerse comunicados entre sí.

Compartir vivencias, situaciones y opiniones con diferentes personas forma parte de nuestra naturaleza social que ha integrado estas herramientas dentro de su vida diaria.

Estas nuevas vías de comunicación pueden ser aprovechadas por las empresas como un canal más dentro de sus estrategias de comunicación, que bien utilizado, les pueden servir para tener una conexión directa tanto con clientes actuales como potenciales.

Pero implementar una estrategia social media exitosa no es tan sencilla como pudiera parecer, por eso hemos decidido ofrecer los siguientes 10 consejos.

El tiempo es fundamental: Uno de los errores más comunes al empezar el trabajo en Redes Sociales es pensar que es solo cuestión de abrir las cuentas en Facebook y Twitter y ya está, lo demás es automático. Así de fácil ya estamos en las redes sociales. Pero, no es así. Lograr presencia en las Redes Sociales requiere de trabajo constante. Si bien es verdad que hay contenidos que logran volverse virales, no existe una receta que nos permita “fabricar” este tipo de contenidos

Confiar en profesionales expertos: Todavía hay personas que piensan que becarios pueden hacerse cargo de las redes sociales “porque son jóvenes y entienden de Twitter y esas cosas”. Eso es lo mismo que mandar a un policía inexperto a negociar con los secuestradores. Si se quieren buenos resultados se necesita contratar un Social Media Manager para implementar una buena estrategia y para administrar las cuentas de la organización.

Necesitas un presupuesto: Así es, nada es gratis en esta vida y menos una estrategia de Redes Sociales. Dependiendo del tamaño de la organización, será necesario contemplar un Social Media Manager para desarrollar la estrategia de medios sociales (Facebook, Twitter, Google+, Pinterest, LinkedIn, etc.). También será necesario contar con un Community Managers (aunque la cantidad aumenta si hay varias cuentas para administrar, o varios idiomas) que se encargue de la administración de las cuentas y de interactuar con el público.

Fijar objetivos: Son los objetivos los que nos dirán a cuantas personas necesitamos, en que redes debemos estar, que recursos necesitamos y cuánto costará la en total. También nos permitirán definir los indicadores para medir cómo se está desempeñando nuestra estrategia.

Todos deben estar implicados: Las redes sociales no deben estar encapsuladas o acaparadas por ningún departamento, área o dirección de la organización. El trabajo en Redes Sociales es transversal a la organización, la atraviesa pasando por toda la organización. Todos los Departamentos tienen parte en una estrategia de Redes Sociales bien estructurada.

Monitorización activa: No se trata solamente de publicar los mensajes en las Redes Sociales. ¡Hay que escuchar! Hay que saber que se dice de la organización, quiénes nos apoyan, quiénes no nos apoyan, que mensajes sobre nosotros se están poniendo de moda (trending) en las Redes Sociales.

Lo que no se mide no existe: Existen gran cantidad de indicadores que podemos usar para medir el desempeño de una estrategia de Redes Sociales, desde Likes, ReTweetts, numero de impresiones, número de clicks, personas hablando de esto, número de descargas, número de seguidores, fans, comentarios, etc. Si hay algo que producen las Redes Sociales son datos.

No tener miedo a que nos critiquen: ¿Hay comentarios negativos en la cuenta de Facebook? ¿en el blog? ¿en la Web? No hay que asustarse, siempre habrá comentarios negativos. No todo el mundo estará de acuerdo con lo que hacemos o cómo lo hacemos. Ignorarlos no los harán desaparecer, hay que oírlos y entender sus motivaciones para poder actuar acertadamente.

Transparencia: Las redes sociales están generando un cambio profundo en la forma en la que las organizaciones se comunican con el público y con sus beneficiarios. Ya no es posible controlar el mensaje, y ya no vale la pena maquillarlo. Hay que ser francos con el público y ofrecerles acceso a toda la información que se pueda compartir por parte de la organización.

Tener unas normas de uso claras: Se deben plantear las reglas del juego. La organización necesita Normas para el uso de Redes Sociales por parte de sus empleados. Se necesita aclarar al personal de la organización que los comentarios que hacen en las Redes Sociales pueden tener un impacto directo en la imagen de la organización. Hay que pedir al personal que quiera hacer una declaración sensible que aclare que esa es su opinión y no la de la organización.

Si sigues nuestros consejos lograrás implementar una estrategia social media exitosa en tu empresa.